23 agosto, 2016

Y esta inconstancia no es algo heróico.


"Me olvidé primero de ti y después me olvidé de los dos."
Mondúver - Nacho Vegas


Podría poner las canciones de Nacho en mi lista de canciones para deprimirse sin estar deprimidos.

Durante el mes en que salí con Juan -no, esa palabra no es la correcta, debería usar frecuenté- conocí a un italiano la noche del cumpleaños #30 de Karen, justo 3 noches antes de que acabe el terrible mes de Julio.


Nos conocimos, hablamos, y casi a punto de irse me quiso besar, lo llevé a la calle y ahí chapamos, me pidió el número, se lo dí.
Al día siguiente me escribió, quedamos para tomar un café pero iba a cancelarlo porque quería ir a la FIL  -Valeria quería conocer al famoso Juan- afortunadamente el canceló primero porque le cayó mal la parrilla del día anterior.

Esa noche mandé a la mierda a Juan después de haberlo visto un rato en la FIL y luego en Sargento con su grupo de amigas -ugh!-
Cerré mi ciclo, lo había estado viendo exactamente durante 1 mes.
Y ya saben cuál es la regla principal de mi vida: no salgas con alguien durante más de un mes si no le ves futuro a esa relación.

Durante la siguiente semana estuve saliendo casi todos los días con Emilio, que tenía el corazón roto, había terminado con su flaca el mismo sábado en que "terminé" con Juan.
Entonces nos volvimos supporters.

Mientras tanto el italiano, Stefano, me escribía para vernos. Ya pronto nos veremos, le decía. Le daba largas porque todavía no sabía muy bien qué hacer con todo esto.
Parker volvió a escribirme, quedamos en vernos cuando él regrese de viaje. El pobre regresó, se le inflamó la rodilla y hasta ahora no lo veo.
Mientras el silencio entre Juan y yo se hacía cada vez más y más normal. 
Me acostumbré.

Fui a ver a Marineros sola, se suponía que iríamos juntos (con Juan). La pasé bacan.
Al terminar el concierto vi a una amiga suya en el baño -una de las tantas que suele mirarme con odio-  pero me hice a la que no la reconocí y salí con la misma rapidez del corre caminos queriendo escapar del coyote.
No puedo asegurar si él me vio, pero uno siente cosas, yo sentí que él estaba cerca y me vió, pero no puedo asegurarlo porque yo estaba caminando en linea recta a la puerta sin levantar la mirada de la pantalla del celular.

Si no fuera por Cósmico que me siguió hasta la puerta y me hizo volver al bar para contarme sobre su escuela de Yoga y escuchar su declaración sobre ser fan de mi culo, no me hubiera dado cuenta de que la amiga estaba detrás mío y que Juan estaba (supongo) en la barra comprando cervezas o por ahí cerca.
-Oye Cósmico, ya me voy, me están esperando. 
Y volví a salir casi-corriendo.

En verdad no quería cruzarme con Juan, una parte de mi lo odiaba y no quería ser hipócrita.
Pero a la vez quería explicarle porqué es que lo había dejado así sin más.
Aunque eso ya se lo había advertido desde un principio.

Al día siguiente me escribió para preguntarme si había ido al concierto, porque no me había visto.
Estaba molesta, sólo respondía en monosílabos.
Me dejó en visto, supongo que cansado de mi berrinche.

Emilio y yo paramos juntos todos los días, fácilmente cualquiera que no sepa la verdad piensa que estamos saliendo o algo. Estoy segura de que Juan piensa eso. Y no voy a hacer nada para que deje de hacerlo. 
Soy experta despistando al enemigo.

Hace 3 semanas por fin pude concretar con Stefano, fuimos a tomar café, era realmente guapo,típico italiano, cabello castaño, ojos castaños, alto, blanco como la leche y narizón.
Tiene 32, capricornio, soltero, vive en Perú hace 9 años y desde hace dos meses tiene a una gatita bebé, Iris.

Dejando de lado su inminente guapura, lo que realmente me cautivó fue cuando hablamos de música.
Es melómano, tiene mucha cultura musical, hablamos de bandas, artistas, discos por épocas, géneros. Habló de bandas italianas que apuesto que ni Dios sabe que existen.
Me sorprendió gratamente.
Además de que ama con el corazón a Cerati y el rock argentino, sobretodo a Calamaro
Dude, you got me.

"No entiendo por qué estas soltera? Yo me ofrezco a ser tu novio" dijo, le dije: No gracias y me cagué de risa.
Sonaba Fito Páez y tiramos y nos vinimos y todo bien...hasta que recordé algo.
Esa noche había sido cumpleaños de Colchon y no lo había saludado. Pero ya era casi la medianoche del día siguiente, ya ni cagando lo saludo, pensé en voz alta.
Stefano dijo: háblale, de repente necesitas cerrar un círculo. -No le hablé- Ese círculo lo cerré hace tiempo, le dije.

A los dos días volvimos a vernos, me quería llevar a cenar, pero había almorzado tarde, plan de 5:30 p.m. con Emilio y a pesar de que pedí ensalada, era monstruosa y siendo las 9 p.m. no me bajaba. Fuimos por un Malbec al vivanda de la esquina y regresamos al depa.
Volvimos a hablar de política, economía, música, música y más música.

-Ahora voy a estar a tu lado para defenderte siempre. dijo cuando le conté de todas las veces en que me habían metido la mano mientras caminaba.
-Gracias pero puedo sola. -Qué hacer contigo mujer independiente. -Soy libre e independiente por la causa y voluntad de los pueblos.
Después de volver a tirar y acabarnos la botella de vino nos quedamos dormidos, hasta que mi hermana llamó a las 3 a.m. para que la recoja.
-Quédate -Otro día.


El fin de semana pasado volví a verlo, se suponía que no iba a salir de mi casa, pero terminé haciéndolo y me quedé en la de él, al día siguiente seguíamos hablando de música y tomando café.
-Ojalá esta vez si me escribas, escríbeme, porque tú nunca me escribes.
-Sabes que no le escribo a nadie a menos que tenga algo que decir, pero trataré de hacerlo.
-Gracias.

Es extraño cómo salto de una a otra cama -con aparente facilidad- cómo paso de un cuerpo tímido y frío a uno confiado y caliente.
Será la edad, será la confianza en si mismo, será que ha vivido más, que será.
Muy aparte de que coincidimos en varios puntos fríos con los que con pocos "salientes" coincido, como lo es la parte espiritual, osea, meditación y metafisica.
Me encanta que sepa de esas cosas porque así no me siento rara cuando hablo de las energías y el me dice: Por eso estas conmigo, he venido a protegerte de las malas energías. Meditemos, hahaha. 

Si Julio fue de Juan, Agosto tiene escrito otro nombre encima.

Canción para seguir siendo inconstantes: Sean Lennon- On And Off Again