10 enero, 2016

Chilean Yolo Project #1

Este año regreso a Santiago por partida doble, la primera en marzo y la segunda en octubre.
Y la gente siempre me dice: Qué tiene Santiago que siempre vuelves?
Bueno, si por mi fuera viviría ahí, de verdad. Es otra cosa.
Además Santiago tiene esa vibra bonita y gente a la que le tengo bastante cariño.
Nunca conté como fue la última vez que estuve ahí, y estos días encontré un borrador de lo que fue la primera semana, habían hechos que había olvidado y me hicieron recordar y extrañar al gordo.

#Dia1
Llegué exclusivamente para abrazar fuerte a Lita, una de las housekeepers, la que más se preocupa por los chiquillos que llegamos al hostel, sobre todo, por mi. Es como mi mamá, pero chilena, me pregunta si ya comí, cómo me fue, a donde fui, si ando pololeando. La presente a Fer y Carlos, a quienes también, les tomó bastante afecto. No conocía a Maria, otra housekeeper, también se convirtio en mamá, que me contaba los chismes del hostel, de su novio peruano que la dejó y se desapareció sin decir nada el qliao, pero que seguía enamorada de él y con la esperanza de que volvería. Yo solo le dije: mandalo a la conchadesumadre.
No me hizo caso, el corazón no entiende razones y el de maria menos, a los días volvió el muy sinvergüenza con el rabo entre las piernas y ella, lo recibió con los brazos más abiertos que nunca.
Maria, se hizo nuestra amiga, sobre todo de fer y carlos, a quienes ya los tuteaba de momia y gordo, respectivamente. Era un cague de risa, despertarnos todos los días y ver la cama de carlos, llena de monedas, zapatos, shampoo y cualquier otra cosa que fer y yo teniamos a la mano para lanzarle mientras dormia, ya que 1) era una piedra y no se despertaba por nada del mundo y 2) roncaba como terremoto.
En verdad todos se quejaban por sus ronquidos, eran salvajes, como un oso gruñendo dentro de una cueva, qué bestia!

La primera noche comenzamos en un karaoke, cantando canciones de Soda Stereo y Hombres G, ante un publico de 7 personas, incluyendo a los que trabajaban en el bar, no recibimos aplausos ni gritos, excepto por la risa de Fer y los gritos de una 'guachaca' chilensi que estaba en la mesa de al lado con dos amigos y una amiga.
Luego fuimos a la discoteca gay que esta al frente del cerro san cristobal, Club Principe, llegamos y no había ni un solo gato en la pista de baile, ni en el baño ni en el salón del sótano. Discoteca para los tres, dijimos. Compramos trago y nos pusimos a bailar o hacer el ridículo que es lo mas probable que hayamos hecho, no sé cuánto tomé la verdad, pero ya estaba media mareada así que mientras iba camino al baño escuché bulla de gente, seguí el sonido, que me llevo a un patio y OH SORPRESA, LA CIVILIZACIÓN ESTABA AQUÍ.

Regresé para llevarme a Carlos y Fer y mientras bajaba esa rampa, me torcí el pie, pero seguí caminando y nos sentamos en una mesa, al lado de la multitud que discutía si era mas rico con condón o sin el, yo escuchaba las respuestas y solté un JAJAJA POR DIOS! El chico volteó y me hizo la misma pregunta. Todos voltearon sus sillas y nos integraron al grupo, supongo que debo haber dicho que sin condón pero con mi novio y que con condón con cualquier random en one night stand, la verdad es que tengo una gran laguna mental sobre lo que hable aquella noche, ya que como dije, estaba mareada y con el pie sentido. Dice Carlos que esa noche dije que éramos de Peru y que amaba Chile, que me parecía estúpido el odio peruano-chileno y viceversa y que muchos me aplaudieron cuando hablaba, que luego de eso me puse a hablar con los chicos uruguayos y que termine pidiendo aplausos para el peru, chile, argentina, uruguay y casi todos los paises sudamericanos que se encontraban ahi.
Luego de eso fui a bailar, dicen que hice una "batalla de baile" contra una lesbiana y que su novia me queria comer, que baile una canción hindu con la coreografia sacada de una pelicula bollywoodense, -y la verdad no se como mierda puedo haber hecho eso porque jamás en mi vida he visto una y menos una coreografía de música hindú y que de la nada desaparecí y volví a aparecer en el sótano, rodeada de un seguridad del local, la señora de limpieza y dos chilenas que me decían: MI NIÑA PERO TE HAZ DOBLADO EL PIE, TIENES QUE IR AL HOSPITAL!

Recuerdo el dolor y haberme quitado la bota para ver mi tobillo, que parecía un tumor, tenía el pie tan hinchado que me puse a llorar mientras el seguridad me cargó, me sacó por la puerta trasera y me hizo subir a un taxi con dirección al hospital de emergencias metropolitano o algo asi, Fer aparecio corriendo hacia el taxi y se subió adelante, preocupado, diciendome: Lola, estas bien? Y yo no paraba de llorar.
Ingresé, me llamaron y me dejaron en un cuarto con varias personas, todas vendadas como momias. No habían enfermeras ni doctores a la vista, ya vendrán, dije, pero nunca llegaron, Fer me cargó, me llevó al baño, me sentó en el water, oriné, y me cargó de vuelta al cuarto, me dijo: ya vuelvo, voy a traer al gordo, al toque.
Ese ya voy y vengo se transformó en dos horas de llanto y gritos hacia las paramedicas que se encontraban al fondo de la habitación riendose mientras todos nosotros nos moriamos de dolor. Vino seguridad, le grité al de seguridad, "tienes que esperar, están operando a una señora de edad que ha sido atropellada por el transantiago y si no quieres, pues puedes irte"
Claro, a las 4 a.m. era muy fácil mandarme al carajo, pero no conocía ningún hospital o clinica, no tenía dinero y estaba sola, que mierda iba  hacer ahora? Afortunadamente regresó Fer, borracho, que se puso a hablar como chileno y yo diciéndole al de seguridad que no podía ser posible que traten asi a los pacientes, que son unos hijos de puta, insensibles de mierda, que mis tíos son doctores y tienen tacto para tratar a la gente, que me largo porque me llegan al pincho.
"Pero tu puedes caminar, además no podemos darte nada, estás con alcohol en la sangre" Genial.
Mientras eso ocurría Carlos preguntaba por mi y le dijeron: buscas a la chica de cabello morado? Esta adentro, en traumatologia, salio a buscarlos, pero no estaban.
Sali renegando, cojeando y limpiándome las lágrimas de cólera, le dije: Por tu culpa estoy asi, gordo, me haz empujado por las escaleras. Y Fer replicando: Si gordo, yo te vi. Pero obviamente estabamos hablando idioteces ya que no baje por las escaleras y fer nisiquiera estaba consciente cuando me doble el pie.
Esa madrugada dormí en la cama del gordo, con el pie envuelto en un trapo con hielo y con sus ronquidos en mi oreja.

Desperte mojada, literalente, el hielo derretido había mojado la cama y mi pie, ahora unos cuantos centimetros menos hinchado, me hicieron recordar la aventura de aquella noche. El gordo y yo concluimos, que genial fue el primer día de yolo en chile.

#Dia2
La mayor parte del segundo día me la pase en cama, hasta las 4, que decidí bañarme, ponerme ropa y salir a caminar por el centro. Nos burlabamos de mi cojera, y de cólera decidi mejorar mi ánimo, dije "Y ahora, quien va a querer tirarse a esta lisiada?" Nos cagamos de risa, volví a tomar diclofenaco y me empuje una mc bacón quemada, intenté llamar a casa sin embargo la línea estaba ocupada. Así que regresamos al hostel, nos metimos al living a ver tele y de pronto dejo TVN, con un encabezado "TERREMOTO EN CHILE" 
Los 3 nos preocupamos y leí en mi twitter: @lola_pastel Te doblas la pata, hay terremoto y recién llevas dos días, creo que tu yolo no aguanta.
Mi jefe me dice: ves, para eso vas? a causar destrozos!
Miles de mensajes por whatsapp, preguntando si estaba bien, que tenga cuidado con el tsunami, y descubrí cuánta ignorancia hay geográficamente ya que Santiago se encuentra en la sierra y "su playa" es viña, que esta a dos horas y media. Puse mi estado en fb, no se preocupen, aqui no se sintió nada, todos estamos bien.

Por la noche quede en encontrarme con un amigo peruano que había ido con sus dos amigas por el Lollapalooza, en The Clinic, tomamos unos tragos, sentados, conversando, tips de lugares a donde ir, y sorprendiéndonos porque en el baño de mujeres había un dispensador de condones. Caminando de regreso decidimos probar algo nuevo: entramos a un night club.
Ahi veías a 3 chicos y 3 chicas entrando con algo de miedo al Puzzle, que se encontraba a dos cuadras de mi hostel. Las putas, uhm, mas feas que el orto osea, rechonchas, deformes, feas, a excepción de dos, el resto de mujeres con rollos y tetas caídas no se parecía en nada a la publicidad que había afuera del local, digo, tampoco era las cucardas, pero al menos esperé encontrar mujeres más, digamos, apetecibles.
Solo dos bailaron de putamadre, una que le hacía el amor a la bachata y  al pole dance y otra nigga que twerkeaba como las diosas del ghetto newyorkino.
Todas pasaban por nuestra mesa, preguntándonos si queríamos compañía, que eso no era un bar, que era raro ver a chiquillos como nosotros allí, pero a ninguna le seguíamos la corriente porque luego se sientan y piden trago, y siendo 6 y teniendo dos latas de cerveza de $14 USD cada una, no había forma. Nos fuimos cagandonos de risa a más no poder.