04 septiembre, 2015

Separarse de la especie por algo superior.



Hoy se cumple el primer año de fallecido de Gustavo Cerati, seguramente los vídeos, canciones, posts estarán a la orden del día en las redes, al igual que los homenajes tanto en Buenos Aires, como en el resto del mundo, aquí por ejemplo, en los bares y conciertos en diferentes puntos de la capital (si es que no es el país ya que al Gus lo querían bastante en provincia)

Podría decir que escucho todos los días a Gustavo, tanto con Soda como solista, podría decirlo y la gente ni lo dudaría, pero no, es mentira. No escucho a Gustavo todos los días, lo escucho cuando tengo ganas, cuando necesito encontrarle un significado a los dilemas existenciales, cuando quiero recordar algo, cuando quiero maravillarme con sus letras y quemarme el cerebro con su música.
Hace poco, con Colchón descubrimos que la versión de Zoom en el Me Verás Volver al final tiene el loop de Moiré.
Son las pequeñas delicias que vas descubriendo de la nada y te sorprenden.

Gustavo era re-prolijo, un perfeccionista al mango, Gustavo creaba todo, se inspiraba en todo. Gustavo era un genio, un maestro, Gustavo era Gustavo.

Mamá dice que el mundo esta dividido en planos, nosotros estamos en uno y los que mueren pasan a otro. Ya.
Pero lo que más me llamó la atención de su teoría fue cuando dijo: "cuando mueres vas a otro plano, y mueres porque ya cumpliste con tu misión en la tierra, tu alma ha alcanzado la superioridad y por lo tanto ya no pertenece a este plano mundano."

Me gustó escuchar eso, porque de alguna manera sentí que en esos 4 años Gustavo estuvo purgando su alma, el coma fue su purgatorio y finalmente dejarse ir fue lo mejor que pudo hacer ya que su alma había encontrado la paz.
La teoría de mamá tendría razón si Gustavo viniera a este plano y me dijera: Si, ahora estoy en un lugar mejor y no sabés lo hermoso que es, che.

Nunca lo sabré, hasta que muera y lo sienta en carne (o alma) propia y vea a todos mis muertos.

Aún lo recuerdo, en lo que sería su último concierto en Lima, prolijo, bello, simple, sólo el y la gente que lo quería. Recuerdo claramente como las luces cambiaban del morado, al lila, al fucsia, al rojo, naranja, amarillo y blancas en un escenario negro, todo era muy mágico, casi etéreo y el iba vestido de blanco.
Podría titular aquel episodio poéticamente como "el concierto de un ángel" pero Gustavo no era precisamente un ángel, tampoco digo que fuera todo lo contrario, simplemente era un ser humano como todos, pero muy iluminado...porque de verdad hay que ser iluminado para llegar a tanta gente sin siquiera conocerla, como a mí o como a ti, si es que te gusta tanto Cerati.

Y tampoco hay que ser fan de aquel hombre para reconocer que su labor ha sido extraordinaria. No encuentro a alguien así, ningún artista. Ya, por ahí que me dirán Spinetta, si, Spinetta fue bastante pionero, profundo y metafórico, pero no muchos conocen la obra de Spinetta como la de Gustavo.
Para mi es básico escuchar primero a los padres del rock argentino Spinetta y Garcia, aunque el que verdadero "fundador" haya sido Litto Nebbia.

En fin, Cerati trascendió barreras generacionales, geográficas e idiomáticas. Conozco a gente que sabe de Soda/Gustavo y no son hispanohablantes y viven al otro lado del mundo.

Ha pasado un año y aún recuerdo el momento en el que me enteré de su partida, cuánta conexión pude tener con él sin siquiera conocerlo?
Yo creo en los sueños porque siempre me avisan de algo, se podría decir que soy muy sensible a eso, y esa vez no fue la excepción ya que en mis sueños estaba muy triste, con pena y lloraba, cuando me levante aproximadamente 4 a.m. automáticamente se me vino a la mente la canción de Clapton "Tears In Heavens" y me puse a llorar sin razón alguna. Volví a dormir y al despertar a las 10:30 a.m. cogí mi teléfono y vi que tenía varias llamadas pérdidas de mi hermana y de amigos, encontré mensajes dándome el pésame, pensé que había muerto algún familiar o algo, me asusté. Pregunté que había pasado y me dicen: Qué, no sabes? Cerati murió.
No podía concebir tal comentario como real, hasta que todos empezaron a preguntarme si estaba bien, a consolarme, a decir que era mejor que se haya ido a algún lugar mejor.
Che, todo fue muy raro.
Prendí la tele, Cerati everywhere, facebook lo mismo. Lloré, lloré la vida.
Me dio mucha pena, como en mi sueño pero esta vez era real. Tenía ese presentimiento de que algo malo iba a pasar ese día y pasó.
Amigos argentinos me hablaban para decirme que iban al velorio, Clara me decía: "Lo fui a ver por primera vez contigo, la vida es injusta Lola, debería despedirme de el contigo, deberías estar aquí. Esta lloviendo como nunca, parece que hasta el cielo llora por él" sentí muy feo.
Me hubiera gustado mucho ir al velorio y luego ponerle flores en el cementerio, pasear por la ciudad de la furia y recordar, que mi amor por la música nació con él.

Cómo se te extraña, Cerati!

Y tal como lo dije en mi post de despedida hace un año, gracias, gracias, gracias por tanto amor.
Espero que como dice Mamá, estés en otro plano superior, viviendo en la infinidad del tiempo.
Para mi, siempre serás mi ángel eléctrico.

R.I.P.