10 agosto, 2015

Eme

La semana pasada todo iba bien, después de 3 días con suero y antibioticos y vitaminas y visitas diarias al veterinario y comida medicada y yo con 4 noches sin dormir, con la espalda hecha mierda, con estrés, con miedo, pena, con los ojos hinchados y quedándome dormida a la hora del almuerzo, Michi se recuperó.
Tuvo sus días buenos y sus días no tan buenos, no quiso comer.
Me frikea cargar a un gato que normalmente pesaba 7, 8 kg a uno que pesa 5, lo siento muy flaco, esta decaído de nuevo y tampoco quiere comer. Ya no sé que hacer.
Estoy más tranquila de hecho, ya no me voy en llanto pero igual siento pena por el pobre animalito.
C dice: Así es la vida.

Pd: Como todos los 10/08 te desearé un feliz cumpleaños, animal rastrero.