23 agosto, 2015

Days go by.

Hasta ahora he tenido días buenos y días malos, bueno no tan malos, en realidad han sido días raros.

Como esa sensación recurrente al llegar a la casa y sentir que en cualquier momento michi bajará maullando a saludarme o entrar a buscarlo al patio y ver que no está o cuando miro el jardin y veo que las rosas crecen al rededor del cactus y que Michi esta enterrado al lado.
Lo extraño, pero luego me olvido.

-Extraño al gato a la hora de la comida, ahora ya no tengo a quien alimentar.
Me dijo ayer mi abuelo a la hora del almuerzo.

Mamá se ha metido a un curso de repostería, ahora nos tiene a punta de tortas, kekes y panes todos los días.
Hace 5 minutos me trajo dos Croissant  recién horneados, uno de queso y otro de jamón y me vino ese flashback de cuando murió papá.
Cuando el murió a los meses también se puso a hacer postres y así todas las tardes, nos poníamos a hacer galletas, pies de limón, manzana, fresa, tartaletas, leche asada, crema volteada, chocolates, truffas.
Y ahora que murió el gato, esta haciendo lo mismo.
Mamá es cocinera de vocación, cocina como los dioses, en realidad la de los postres es su hermana, pero cada vez que muere alguien a quien ha amado mucho, se pone a hacer postres.
Creo que llena su tristeza con el azúcar y la felicidad instantánea que produce hacer cosas dulces.
Eso creo.

Y de los días felices han sido los días de los conciertos. Fui a ver a Warapaint, Dënver, François Peglau y a Cuchillazo con Los Protones, todos en esta semana.
Todos de putamadre, en especial Los Dënver, a quienes amo mucho.

Debo decir que mi mente se ha mantenido súper ocupada estos días, pensando en la chamba y programando el viaje del próximo año.
Viajaremos primero a Santiago y luego a Mendoza y a Buenos Aires y luego de vuelta a Santiago para regresar a Lima.
Por lo pronto ya tenemos las entradas para el Lollapalooza e iremos todos a excepción de Stf, Diego, Pablo y Coco.
Y se nos unen Ingrid y Jeanet las amigas de Karen y Carla respectivamente.
Convencí a Fernando también y a Carlos, aunque con Carlos nunca se sabe. Rata también se ha apuntado y no sé, siento que va a ser bravaso.
Será también el primer trip con todos juntos y por como anda Carla de hecho va a ser  recontra yolero.
Me gusta.

In fact, desde hace un tiempo el dueño del hostel y yo nos hablamos seguido. Casi siempre de noche y fin de semana, cuando andamos ebrios o con resaca. De putamadre el man, y si, de hecho quiere yolo y bueno yo... Yo no soy indiferente a ese deseo, de hecho, le dije que si.

Esta semana también Parker empezó a decirme de cosas y a reclamarme por todo, hasta me dijo que era una perra por haberle dicho que no quería ser su novia por querer seguir yoleando y me reclamó por haber tirado con Ro, que low.
Y que ahora que usa Tinder y tiene mil matches es por mi culpa porque nada de eso hubiera pasado si yo no me hubiera alejado.

"Esa noche, en Piselli te dije que te quería y tu te cagaste de risa, todo lo que ha pasado después es por tu culpa, porque me dejaste y desapareciste y te odié."

Luego de expulsar todos sus demonios y calmarse volvió a decirme que hasta se casaría conmigo y me daría hijos pero que seguramente yo volvería a desaparecer otros 6 meses, porque siempre huyo cada vez que el dice que me quiere.

Ya, esa noche terminamos peleando hasta por las huevas y me dormí enojada. Nunca antes me había enojado con el, pero las cosas que había escuchado esa noche me sacaron de mi zona de confort.
Al despertar, estaba más normal, porque Dario (su gato) había venido a la cama a despertarme y me llené de amor.

No sé, no sé que hacer. No debería hacerle perder el tiempo si no quiero nada. Pero al mismo tiempo es como que si me voy, lo extraño. Asco.
Lo quiero, me quiere pero luego todo se complica cuando no me cree o cuando no le creo y nos tiramos caca en la cara.

Igual, sé que a Chile regreso soltera, punto.