05 septiembre, 2014

Cuatro años con un peso en el alma

Cuando cayó en coma mi mundo se vino abajo, habían pasado sólo unas cuantas semanas desde que lo vi por segunda vez en vivo y no
podía salir de mi estado de shock y
repetirme a mi misma como mantra negador:
es mentira, es mentira, es mentira.

Cuando Colchon me llamó para decirme que había leído/escuchado/ visto que nuestro Gus
estaba en coma, me tiré a llorar. Esa noche nos reunimos todos con ojos llorosos junto a Tsuyoshi y Luis, en su cuarto a escuchar sus
discos a la luz de las velas. Una parte de mi albergaba la esperanza de que tal vez algún día si quisiera, volvería, la otra parte decía que no, y que aun si volviera no iba a ser el mismo que todos conocimos, el genio habia muerto.

Fueron pasando los años, 1, 2, 3, 4 y vas dejando la esperanza de lado, piensas: quizás lo mejor sea desconectarlo, para que descanse. Pero con que corazón desconectarias al hombre que te hizo sentir vivo y que te dio tanto con su música? No se puede, no puedo.

Hoy al despertar no me sentía bien, tengo algo de fiebre y me duele la cabeza como si hubieran
taladrado mi cerebro, mi garganta esta seca, tengo el cuerpo adolorido y entumecido, hoy a las 5:30 a.m. Eric Clapton vino a
mi cabeza con Tears in Heaven, la canción lógicamente es para su
hijo, pero es tan triste que a cualquiera bajonea con solo oirla, quizás mi malestar y aquella canción que de la nada invadió mi cabeza hayan sido una señal para lo que pasaría horas más tarde.

Desperté al mediodia con mensajes de amigos y conocidos, dándome el pésame y como si mi novio hubiera muerto, no deje de llorar. Y me pregunto: Si yo despierto todos los días, porque el no pudo despertar aunque sea un día? Si hay gente que despierta del coma, porque tu no pudiste? O porque no
quisiste? El tiene tanta razón al decir que poder decir "adios es crecer", pero yo no quiero crecer porque no le quiero decir adios. Simplemente no estoy preparada ni
capacitada mental y psicologicamente para decirle adios al hermoso regalo que me dejó mi padre como herencia.

La gente no comprende cuando te pones triste y lloras por alguien que no es cercano. Acaso era tu amigo? Lo conocias? Hablaste
alguna vez con él? No, eres solo un fan.
No entienden porque no lo sienten y no han pasado de cosas con el y sus canciones que desde Soda son inmortales.

Lo único que puedo hacer por el, es
agradecerle infinitamente por hacerme sentir, por haberme dado el soundtrack de mi pelicula llamada vida, por haberme enamorado con su arte.
Gracias por tanto, tanto, tanto amor.

Es el ciclo de la vida lo que hoy se ha cumplido pero para muchos seguirás vibrando en nuestros corazones con cada acorde, con cada canción.

Lo que hubiese dado por desordenar tus átomos y hacerte aparecer!

Te encontraré en ese lago llamado cielo, mi ángel eléctrico.

Hasta luego, Gustavo.