23 febrero, 2014

You haven't lost me, yet.


El reloj se ha detenido nuevamente, tal vez la pila desgastada que le puse improvisadamente se ha terminado, tal vez mi reloj consume mucha energía y por eso siempre se le acaban rápido las pilas, tal vez ese reloj esta destinado a detenerse por siempre.

Lo compré hace 3 años, era lindo, grande, multicolor como la tele cuando no hay señal, de no sé qué diseñador, estaba con el 50% y decidí comprarlo pues desde que lo ví por primera vez, me enamoré de él.
Lo compré cuando decidí cambiar mi habitación, porque todo me recordaba a ti, lo compré porque sabía que si algún día volvías, lo verías y te gustaría.
El día que estaba instalando las cosas ya que la pared con el nuevo color coral medio fucsia super girly que le había puesto encima se encontraba seca, decidí colgarlo, eran las 4 p.m. y ahí se quedó porque no tenía pilas. Ese mismo día llegó tu mail, tus llamadas y mensajes, llegó fernando y yaha a la casa, ese mismo día regresaste a mi casa luego de que te devolviera una de las 12 llamadas perdidas sólo en ese día, de los días en que ya no estabamos, ese día ya eran las 7 u 8 p.m. y te apareciste en mi puerta, entraste silenciosamente, me asustaste cuando voltée por coger unas cosas, miraste el color de la pared, el reloj, el nuevo cubrecamas, los cuadros, las cosas que tenía tiradas en el piso, me miraste a mi y pronunciaste un hola nervioso.

Son las 8 p.m. pero mi reloj marca 6:45, sola y a oscuras, prendo el spotify, suena Gravity.

something always brings me back to you, it never takes too long.

Me pierdo en esa oración, veo el reloj por el halo de luz que entra por la ventana, me pierdo en el recuerdo, este recuerdo, del día en que regresaste a mi, pidiendome que vuelva.
Riendonos, llorando los dos, tirados en el piso, abrazados, mirando el reloj.
Es como si el tiempo se hubiera detenido, como si aquel instante lo reviviera una y otra y otra vez. Pero aquí estás, hablandome por el celular, hablándome como a alguien más, preguntandome si he fumado opio. Aquí estás y aquí estoy yo, recordando tu cara, tu sonrisa, tus ojos brillosos, tus manos temblorosas, las risas debajo del edredón de gatos, de tus gatos y mis gatos, recordando tus 200 vueltas para dormir, tu abrazandome y yo muriendo de calor, asfixiandome de amor.
Y aquí estas, riendote una vez más de lo sucedido, queriendo no hablar del pasado, como si nunca hubiera existido aquel instante que se quedó grabado entre estas 4 paredes.


Es el recuerdo de esos dos que se amaban como niños enamorados, con amor era puro y sincero, nosotros ahora somos diferente a ellos, porque para enamorarnos de nuevo con la cabeza y con el corazón tu necesitarías una cabeza menos dura y yo un corazón menos roto.

A veces quisiera no recordar todo con tanto detalle, pero mi memoria es prodigiosa y me acuerdo de todo, ojalá todo hubiera sido como estar un viernes en luz roja tomando y levantarme al día siguiente sin recuerdo alguno, borrando casette again and again.