03 febrero, 2014

Catarsis y la conchesumare.

A veces creo que me voy a volver loca, y otras creo que ya lo estoy.
No sé si es por la cantidad increíble de meses que han pasado y no dimos nuestro brazo a torcer para volver a intentar resucitar algo que ya estaba muerto, o porque soy la persona mas nostálgica del mundo.

Hace dos semanas estaba en Luz Roja como siempre, sentada en la barra hablando con el dueño y Fernando cuando de pronto suena una canción de Fito y comenzamos a hablar de Colchon y no sé si fue por el alcohol o la canción pero se me cayeron un par de lágrimas. Si retrocedo una semana más, también en Luz Roja estábamos Fer, La Vaca y yo hablando de amores y otra vez me fui en filin por él, con Rodrigo sentado en la mesa de al lado, escuchando todo lo que yo decía y haciéndose al 'cul' enseñandole sus tatuajes a los chicos que acaba de conocer y mirándome de rato en rato.
Y si llegamos al viernes pasado otra vez en Luz Roja, le hablo a Miranda por whatsapp diciéndole que me estoy yendo en filin con las canciones que están poniendo.
Afortunadamente a los 5 minutos llegó junto a Diego, Andrea y Sebastian y nos fuimos a Albazos también para variar.

Lo que me pasa con C es que creo que aun no lo supero del todo, osea no me molesta en lo mas mínimo que se tire a medio lima o que se tome a la chica con la que sale en serio. Me pasa que los recuerdos de lo que fue son demasiados fuertes y vienen a mi mente una y otra y otra vez, atacando mi vulnerabilidad, y ahí es que me acuerdo de el cuando estaba en la misma situación que yo y lo único que quería era que exista la maquina de la película "eternal sunshine for the spotless mind" que le borren la memoria y sea feliz de nuevo.
Y ojala existiera esa cosa pero la realidad es otra, y es que sus recuerdos los tengo para toda la vida y no es que quiera regresar con el porque cuando lo veo no siento nada y al contrario ni siquiera me gusta físicamente, lo único que siento es un inmenso cariño al que fue mi mejor amigo, mi compañero, mi todo.

Por eso siento que me voy a volver loca y seguramente el 14 otra vez me vaya a la mierda.

Por suerte tengo a Fer, la vaca y Miranda que me hacen distraer de todas las cagadas que mi mente carga.