19 junio, 2013

Explosiones en el cielo

Qué fuerte lo que acabo de leer. Me dejó helada, que feo. Osea de hecho no se me movió ni un pelo, ni cayó una lágrima, ni pensé en él es solo que...ala mierda, en serio le escribia este tipo de cartas al mes? jajaja putamadre!

Explosiones en el cielo, 1M*

Sábado, 18 de septiembre de 2010 a la(s) 20:53


Quiero dormir a tu lado y hacerte las compras y cargarte las bolsas y decirte cuánto me gusta estar contigo...

Y quiero jugar a las escondidas y regalarte ropa que diseñe y decirte cuánto me gustan tus zapatillas y sentarme en el borde de la bañera mientras te bañas y hacerte masajes en el cuello y darte besos en la nuca y llevarte de la mano e irme contigo a cenar y que no me importe que comas de mi plato y encontrarme contigo en camino real y hablar del día y escribir tus cartas y tocar tu guitarra y llevar tus efectos y reírme de tus paranoias y regalarte discos que nunca escucharás y ver películas buenísimas y ver películas malas y quejarme del programa de radio y hacerte fotos mientras duermes y levantarme para prepararte café con tostadas y pancitos y lavarnos los dientes y salir sonrientes para ir a tomar un té al té de burbujas en medio de la noche y dejar que me robes los cigarrillos y que nunca tengas fuego y contarte lo que vi en la tele la otra noche y acompañarte a casa y que nos boten del carro y no reírme de tus chistes y desearte por la mañana pero dejarte dormir un poco más y mientras darte besos en la espalda y acariciar tu piel y decirte cuánto me gusta tu pelo, tus ojos, tus labios, tu cuello, y decirte que me enloquece contarte los lunares de tu pecho.
Y sentarme a fumar debajo de la escalera hasta que vuelvas y preocuparme cuando te atrasas y asombrarme cuando te adelantas y regalarte girasoles e ir a tu concierto y cantar hasta quedar afónica y estar triste cuando me equivoque y feliz cuando me perdones y mirar tus fotos y desear haberte conocido desde siempre y sentir tu voz en mis oídos y sentir tu piel contra mi piel y tener mucho miedo cuando te enojes y se te ponga un ojo negro y otro azul y yo con mi pelo hacia la izquierda y mi cara de messenger y decirte estás precioso y abrazarte cuando estés ansioso y abrazarte más cuando sufras y desearte sólo con olerte y abusarte al tocarte y gemir cuando esté a tu lado y gemir cuando no esté a tu lado y babear sobre tu pecho y envolverte toda la noche y sentir frío cuando me quites la manta y sentir calor cuando no lo hagas y derretirme cuando sonrías y desintegrarme cuando rías y no entender y preguntarte por qué crees que te estoy rechazando cuando no te estoy rechazando y preguntarme cómo puedes pensar que yo sería capaz de rechazarte y preguntarme quién eres, pero aceptarte igual y contarte acerca de los sueños extraños que tengo y decirte que te amo.
Y dormir juntos los fines de semana y odiar los domingos en la noche cuando nos separamos y alegrarnos cuando nos encontramos en sueños y querer que te quedes amarrado a mi cintura por siempre y escabullirnos en medio de la noche para amarnos silenciosamente y extrañarnos en la mañana del dia siguiente y pensarnos como si fuese la ultima vez y amarnos intensamente como si fuese la primera vez.
Y escribirte poemas y preguntarme por qué no me crees y tener este sentimiento tan profundo que no encuentra palabras y querer comprarte un monito de peluche y sentir celos de él cuando reciba más atención que yo y retenerte en la cama cuando te tengas que ir y llorar como un bebe cuando finalmente te vayas y vaciar los ceniceros y comprarte regalos que no quieras y llevármelos otra vez y pedirte que te cases conmigo y que me digas que no otra vez y deambular por toda la ciudad pensando que sin tí está vacía y querer todo lo que quieres y pensar que me estoy perdiendo a mí misma y saber que contigo estoy a salvo y contarte de mí misma lo peor e intentar darte lo mejor porque lo mereces.
Y comprarte gomitas e intentar acercarme a tí porque es hermoso aprender a conocerte y el esfuerzo vale la pena. Y hablarte mal en alemán y peor en japonés y hacer el amor contigo a las tres de la madrugada y de alguna manera comunicarte ese amor abrumador, arrasador, incondicional y omnipresente que enriquece el corazón y libera la mente, ese amor eterno y presente que siento por tí.

Y si, pensar que este tipo de cartas le escribia y yo cantando esto:


Ay, Hugo Castillo sacas lo peor de mi lado pop.