23 diciembre, 2012

Domingo Astromántico

"Sólo Dios sabe que en el séptimo día, el abismo y la luna..."

Haciendo memoria, un día como hoy hace 3 años, te besé por primera vez.
Fue un 23 de diciembre, aproximadamente las 10 de la noche, escondidos en el sótano de mi casa, con los ojos reventados te puse los dedos en los labios para que no hables y te besé. Comenzaste a temblar, te cogi la mano y seguías temblando.
Wow, a nadie había hecho temblar sólo con un beso.
-Sonrio-

No lo pensaste, no lo imaginaste, fue uno de esos besos inesperados que te cambian la vida, de aquellos que te mueven el tapete como le dicen aquí.
Esperé casi dos meses para besarte, me tomé el tiempo necesario para dar el primer paso chiquito, pues ya sabia con toda certeza que eras tú, EL que estuve esperando toda la vida.

Y ahora solo quiero regresar a verte.
Cuento los días y las horas que me separan de ti.

Abrazo mi almohada, imaginando que eres tu.
No quiero dejar la cama, ojalá fuera la tuya, en la parte hundida, donde solía yo dormir los domingos, mis días junto a ti.

Te amo a la distancia.
Aunque eso ya lo sepas.