27 noviembre, 2012

Las constelaciones de tus pecas.

Las mariposas han vuelto a mi vientre sin aviso alguno,
las margaritas vuelven a brotar en mi mente.
Y los sueños se reviven en un instante melódico.

A través de tu pentagrama puedo sentir los suspiros de adrenalina en mi cuerpo.

Nos esperan las noches de esperanza y los dulces amaneceres.