19 noviembre, 2012

La casualidad de mi vida.

Dicen que nada sucede por casualidad, que todo pasa por una razón.
  Aunque a veces me gusta pensar que todas las casualidades son parte de una jugarreta del destino.

Sabía que en algún punto de la vida, nuestros caminos se volverían a unir. Lo supe siempre, lo que nunca supe fue con exactitud que fecha.
Pero tu, siempre te vuelves a cruzar en los momentos menos oportunos, esta vez gracias al cosmos es distinto...
 
Un día cualquiera de Octubre T volvió a mi vida por tercera vez, pero a diferencia de las anteriores, esta vez fui yo la que de alguna manera lo buscó.


Para resumir la historia, una mañana me acordé su apellido, lo busque en facebook, hablamos, nos vimos (todo sucedió en el mismo día) y desdé ahí nos pegamos el uno al otro.

Creo que las personas entran en la vida de alguien por algo, yo sé que entré en la vida de C para liberarlo, aún sigo descubriendo para que he entrado en la vida de T.
Las historias con nuestros exs son casi el pan de cada día, comparaciones van y vienen, cosas normales, anormales, extrañas coincidencias que nos atan y desatan, patrones que repetimos, arrepentimientos tardíos, recuerdos de días felices, de los no tan felices y finalmente nos queda la añoranza de que algún día, cuando esten preparados ellos regresen a nuestras vidas, como los amigos que fueron.


Pero la vida continúa y conforme han ido transcurriendo las semanas, me doy cuenta de que las cosas,-ahora que veo todo desde una perspectiva completamente diferente- son mas simples, quizá por su caracter que es parecido al mío, parecido, más no igual.
He leído lo que escribí sobre la primera y segunda vez que entró en mi vida, no recordaba muchas cosas, entre ellas que llegué a sentir un tipo de afecto hacia él, había olvidado cuán fácil me era querer a las personas con solo conocerlas un poquito.
Era básicamente una niña que creía que los enamorados de una semana ya eran para toda la vida, bien me decía mamá: eres flor de un día.

Y soy o bueno era (o si, quizás sigo siendo) flor de un día por que tiendo a aburrirme de las personas, suena feo, pero es la verdad y no solo con las personas, sino con todo, comenzar algo nuevo siempre es emocionante, para mí como es andar drogada todo el tiempo hasta que la droga baja y ya nada me parece nuevo, todo es aburrido, la rutina, costumbre, monotonía, lo mismo, lo mismo de siempre, y lola termina huyendo por la ventana.
Con él hasta ahora es distinto, debe ser por que no lo veo tan seguido y me gusta o porque tenemos muchas cosas interesantes de que hablar, quizás porque somos signos de aire y somos excelentes escuchando, quizás porque el hecho de que se sienta mío y yo de él. Pero tal vez sea por la cantidad alucinante de cursilerías que salen de nuestros labios, y porque en el fondo, aunque  a veces me cueste un mundo pronunciarlas, me gustan y más aún me gusta escucharlas

Que puedo hacer: Soy una romántica empedernida disfrazada de chica mala con cabello verde.

Salí de una relación que consumió hasta mi último suspiro hace 3 meses y en mis planes no estaba nadie más que yo en conmigomismalandia, y aparece la versión mejorada y (quiero creer madura del T que conocí hace 7 años) me cambia todo el panorama.
Las cosas que me pasan con él las tengo clarísimas, no estoy perdida como me pasaba al principio con C, quizás porque él era un témpano de hielo al que le costaba decir sus emociones y las cosas que sentía, me tomó 1 año y 7 meses poder hacer que hable con fluidez, que diga un te quiero y que no suene forzado, que diga me siento mal, esto no está bien, hablemos. 
Dios! que diga hablemos pues y que realmente hable, ese fue mi mayor logro.

Si fue casualidad o no volver a encontrarnos después de tantos años, es la tercera vez que aparece y espero, por el bien del equilibrio kármico mundial, no nos separemos, por que tenemos mucho tiempo para redescubrirnos y vivir.  

Bienvenido a la casualidad de mi vida.