26 noviembre, 2012

Despegarse cuesta.

Me quede con sus palabras en la cabeza, dando vueltas una y otra y otra y otra vez, Por primera vez me senti impotente, quizás el nunca logre superar lo de Andrea, por los años, por el feeling, porque fue su único amor o por el sentimiento de culpa.
Quizás el nunca deje de esperar que ella algún día vuelva, en teoria dijo: ella me dijo mas con sus actos que con sus palabras, pero no volvería con ella por una cuestión básicamente de macho, sería bonito que regrese como una amiga.
En teoría dijo eso, pero es algo más complejo creo y en realidad sé que no me molestaría que en algún punto de la línea temporal vuelvan a estar juntos, quizás porque no estoy enamorada de él y me es fácil dejarlo ir, o simplemente porque siempre me gustaron los finales felices de las relaciones dramáticas.
Pero qué puedes hacer si sabes que el corazón está en otro lado menos en tu cuerpo.
Y dijo algo como, "siempre voy a sentir que mi cuarto es su casa" y en ese instante fue como oír a C hablar.
Fueron las mismas palabras, me quedé inmóvil, pensando, divagando en recuerdos, en palabras, si, fueron las mismas palabras.
Se me hizo el típico nudo en la garganta, tragué saliva y seguí oyendo, pero yo de pronto no estaba aquí, tampoco estaba con él, estaba parada en la puerta de su cuarto, cambiado de color, quizás de almohadas nuevas, definitivamente con el edredón nuevo que le regaló su abuela por su cumpleaños, vi sus muebles, muebles que pintamos juntos, vi su mesa de noche, desordenada como siempre, vi la puerta del clóset, busqué entre sus cosas su vieja mochila, sólo quería cerciorarme de que todavía me tuviera ahí guardada, como esperando turno, llenándome de polvo y rogando por que alguna vez se digne a sacarme de ahí, verme, limpiarme para volver a guardarme.
Luego T me dijo algo como te quiero, soy feliz contigo, llenas de luz mis días, y algunas cosas mas como esperando a que yo le respondiera de igual forma. Escuché atentamente porque quería saber con que tono lo decía, si su voz titubeaba, si era imponente, si era tranquila, lo dijo como añorando un futuro mejor, pero con cierta nostalgia.
No pude responder me sentí bloqueada, abrumada por la fuerte presencia de ella en el, que por mas esfuerzo que haga, jamás se la quitará de encima. No pude responder.
Sé por ejemplo que no esta listo para dejar ir, tiene cosas de ella guardadas en bolsas, en el ropero y unos chocolates pasados en el congelador.
No quiero ser la causante de que se deshaga de las cosas simbólicas que aún lo tienen atado a ella, no quiero cargar con esa responsabilidad, y tampoco me siento con el derecho.
"ya lo harás cuando estes listo" le dije.
Porque sinceramente no me molesta que las tenga, son cosas materiales a las que el le ha dado mucha importancia y ha creado todo un tema con ello.
Pero tampoco quiero que se quede con esas cosas para siempre, sentir que nunca vas a poder llenar ese pequeño vacío en la vida de alguien, es bien jodido.
Y no sólo es el, soy yo también, siento que nadie podrá sustituir el vacío que dejó C, y me tapé toda con el edredón de gatos, sus gatos.
Y pensé ahora somos novios pero todo pasó muy rápido, pensé en dar un paso atrás, básicamente por miedo a dos cosas, a que regrese el pasado y a la incertidumbre del futuro.
Me retracté, no puedo huir, not now.
Pero en cuánto colgué el teléfono,las cosas que había escuchado de T, ya las había leído en algún lado, así que entre a ver los correos que C me mandaba, ahí estaban todos, y si, eran casi las mismas palabras.
Y me topé con un avatar, era el flaco y charly abrazados, decía su nombre y el @ de su cuenta de twitter, entré, sabía que no debía, pero la curiosidad de gato me invadió, 41 tweets, 34 siguiendo, 9 seguidores.
Lo siguiente me dejó helada y con sensación de tener el corazón en la garganta: "Que difícil es olvidar a alguien del pasado, cuando queríamos a esa persona en nuestro futuro."
Ouch, casi todos los tuits son RT de otros, pero a esas frases no les haces RT porque si, sino porque algo te pasa.
Menuda sorpresa, había re-abierto twitter el mismo día que me reencontré con T, y me pregunté habrá leído mis tuits? Me stalkeara? De hecho ya sabe que T es mi novio, concluí.
Esos tuits, son para mi, por si algún día llegara a buscarlo o encontrarlo de casualidad, comprendí entonces la verdadera razón por la que no me habla, no era que esta resentido conmigo y me odia, es que aún le duele mi presencia en su vida.
Y vuelvo a T y me pregunto cuánto tiempo más yo tendré que soportar la presencia de Andrea?
Yo tengo paciencia, pero no tanta, definitivamente no es una de mis virtudes, porque si en un año no lo ha superado, menos lo va a hacer en un mes, C anda en el mismo rollo, y peor aún creo que en el fondo yo estoy en la misma onda.
Pero soy mas racional, y sé que lo hecho hecho está, there's no turning back, y que mi vida o la vida que pude tener con C ya murió, por una serie de consecuencias de nuestros actos.
Aunque no lo niego, hay música, en realidad toda la música que escucho me lo traen a la cabeza, a veces adrede a veces de casualidad.
O las calles, por donde solíamos caminar y por donde a veces (raras veces) camino tienen un halo de nostalgia, como si allí el se hubiera quedado impregnado, como si caminara con su sombra al lado.
Es como vivir con un fantasma, que te persigue, te atosiga, te invade con su presencia, todos los días.
Pero sabes que la vida sigue, uno debe avanzar, dar vuelta a la página, vivir, respirar.
Gracias a la sabiduría infinita del cosmos, me voy un mes lejos.
4,226 kms al norte, me alejo de todo lo que me es familiar, de todos, de ellos, de sus complicaciones, de sus dramas.
Me voy para replantear mi vida, para vivir ligera otra vez, para extrañar, me voy para ser feliz.
El Trio de Omar Rodríguez López - Martes