15 noviembre, 2012

A el amigo que perdí.


Aprendes con el tiempo de que las personas cambian, los sentimientos también y de que el amor solo dura el tiempo suficiente para ser inolvidable.


Fue brutal la manera en que un día desperté y me di cuenta de como el amor tan grande que pude haber sentido hace algún tiempo por él había desaparecido por completo y se había reducido a tan solo cariño a un amigo, a tu mejor amigo.
Esa mañana decidí hablar con él, pero el, como siempre intuía mis estados de humor y evitó tocar el tema, por que sabía que si esta vez terminabamos, sería en serio, que no había vuelta atrás y que finalmente me terminaria perdiendo.

A veces te aferras y no quieres soltar la cuerda de la que haz tirado todo el tiempo, pero alargar un final que se veía venir desde inicios del año no estaba bien, no es justo retener a las personas solo por egoísmo.
No soy egoísta, él se merece a una chica buena, alguien que lo quiera en igual o mayor medida de lo que yo una vez lo quise, sé que la encontrará, espero, pero también sé que lo marque de por vida y que soy la irremplazable.

Igual él a mi, me marcó, hay cosas suyas que hice mías, y que aunque vengan 20 chicos mejores que el ninguno podrá reemplazarlo.
Bien dice Fito "hay personas que no voy a olvidar" y si pues, uno nunca olvida al primer amor y menos a quien fue tu mejor amigo.
Y es bonito sentir eso, sentir que fuiste y serás parte de la vida de alguien.
Pero no puedes pretender estar en la vida de ellos para siempre todo el tiempo, que locura, que agobiante debe ser.

Entré en su vida en el momento preciso, entré en su vida para liberarlo, para enseñarle a abrir sus alitas y que aprenda a volar, entré para que aprenda a ser independiente y libre y que ame con las puntas de los dedos, que se enamore y que ame el arte, la belleza de la vida, para enseñarle que los dramas están en las películas y que todo el mundo gira por amor puro.
Si pues, tan independiente le enseñé a ser que ahora ya no me necesita ni como amiga ja ja.
Lo extraño es que alguna vez, cuando estaba enamorada y me rompió el corazón, terminandome porque "quería libertad" fui yo la de la idea de eliminar al otro por completo, ahora me doy cuenta de que eso es exactamente lo que él esta haciendo.
 
Y a pesar de los años impares que nos toco vivir juntos, el final estaba destinado a llegar, no fue triste, en realidad no para mi, "losing a lover, gaining a friend" lo tomé muy apecho tal vez, pensé que alguna vez podríamos terminar y seguir con nuestras vidas como siempre, hablando, riendo.

Pero parece que para algunos es difícil dejar ir a las personas. A mi me cuesta hacerlo, por eso es que lo quiero de vuelta en mi vida, porque extraño hablarle, saber de el, que me cuente sus problemas y las cosas que lo hacen feliz, los covers que ha aprendido a tocar al oído en la semana, con que banda se ha afanado ultimamente.
Cuesta dejar ir, sobre todo a las personas a las que les tienes mucho afecto.

Ayer se cumplieron 3 años desde la primera vez que hablamos, creo que escribí algo sobre eso aquí, cuando me tocó canciones sin siquiera conocerme, son cosas que uno jamás olvida creo, y son por esos recuerdos que me puse un poco feeling, me encerré en lolalandia un rato, abstraída en mis cosas, en recuerdos, en las formas de como pedir perdón por haberle causado daño sin querer, en todas las cosas que vivimos cuando éramos amigos y de las mil y un tardes que pasamos frente al malecón, con un faso y el sol de las 5 p.m.
Todo me llevó a un lugar de la cabeza-corazón que tenía clausurado, sin embargo una lágrima resbaló por mi mejilla mientras Sia me (le) decía: you will be loved by someone good.

Es increíble como todo puede ir tan bien y puedes tener las cosas que quieres, pero nunca te  sientes completo, siempre hay algo que falta.

Así que le escribí un mensaje, el último que le mandaría hasta que tal vez, algún día la vida enrede nuestros caminos nuevamente y podamos ser amigos. Le dije algo como "Qué extraño se siente saber que hace 3 años hablamos por primera vez y que ahora no lo hagamos."

Nunca respondió y la verdad era de esperar.
 
Digo que es lo último que hago por él porque hay que cerrar círculos y dejar de complicarse la vida, cuando sea el momento, hablaremos, por ahora que siga reinando el silencio.
 
Y sé que algún día leerá esto, porque de cuando en cuando a él le gustaba entrar aquí y husmear entre posts solo para decirme qué bonito escribías y cómo haz cambiado.
  
A ti, el amigo que perdí.