08 diciembre, 2009

Lies...lies.lies!


La verdad es cruda, fea y por lo general no nos gusta, además afrontar y decir la verdad tampoco es un sentimiento muy agradable que digamos, entonces recurrimos a las mentiras y mentimos para protegernos, para esconder algo o simplemente mentimos para engañar a los demás.
Prefiero que me digan la verdad a vivir engañada.
Aunque no se hasta que punto puedo soportar la verdad...y hasta que punto prefiero ser engañada.

Y querer saber la verdad de las cosas, puede resultar un poco hiriente, desagradable, bastante incómodo.....y hasta medio masoquista, entonces llega la hora de la pregunta crucial:

Que haces cuando la ilusión muere, como te recuperas?

El vacío es un lugar normal.