25 junio, 2009

Lo que seduce nunca suele estar está donde se piensa


Una eternidad
Esperé este instante....

Cuando el mundo enmudezca y antes de que todos vuelvan
Tendré solo una hora más en silencio, el tiempo necesario,
Para firmar mi nombre en tu cuello, dejarte una marca, un tatuaje eterno.
Hipnotismo de un flagelo y es que cuando el cuerpo no espera sucede eso, a lo que llaman amor, dulce tan dulce…
Naturaleza insaciable, cavaré entre tus labios pues hoy lloverá y se abrirá la tierra.
Tú, eres mi refugio celestial.