18 junio, 2009

I'm the girl you lost to cocaine

Dios! Tu voz es tan ronca.
Adorabas mi pequeña nariz, siempre le dabas un beso.
Te gustaba enredar tus dedos en mis rizos, mientras discutías conmigo porque te daba la contra, porque no me reía de tus estúpidos chistes.
Me acuerdo del día cuando lloré me tuviste en tus brazos y tratabas de calmar mi ansiedad con caricias, diciéndome lo fea que me pongo cuando lloro....estúpido! ahora sí me hiciste reír.
Pasábamos los días haciendo nada, escondiendo tus cosas, quemándote el cuaderno, destruyendo tu cuarto.
Esos días eran divertidos, los días en que el olor a marihuana colmaba el ambiente, me besabas los ojos y declarabas tu amor en público.
Me amaste incluso cuando yo no me amaba a mi misma.
Debió haber sido horrible sentir que todo el amor que me dabas no era correspondido, lamento haberte hecho sentir miserable y no haberte querido como te merecías. Lamento mucho haber jugado contigo de la manera en que lo hice.

Eres la persona más genuina, sincera y amable que conozco.
Gracias por soportar mis locuras.

Te quiero Cocaine Dealer.