04 febrero, 2009

Carta a San Valentín.

Odiado Valentín:

Tengo una queja.
Como muchos sabemos el día 14 de febrero se celebra tu día, pero quiero dejar en claro que tu día no es el día de la amistad ni de los amigos olvidados….tu día es el día en que se celebra el “amor”.
No se quien lo dijo, pero apuesto a que lo dijo para no sentirse miserable si es que el no tuviera pareja el día en que en cada esquina (por no decir que ocupan la calle entera) las parejas se besan despiadadamente delante de nuestras solitarias y largas caras.

Te odio Valentín, porque hiciste que tu día sea el más miserable de todos mis años, si pues, porque por tu culpa no puedo salir a tonear sin sentirme nostálgica o envidiosa.
Te odio Valentín, porque creaste un día en el que no puedo dormir con una sonrisa en la cara, te odio porque llenas de corazones todos los ambientes a los que voy, te odio porque en tu día venden rosas, chocolates, peluches, lencería, joyas….que nunca llegan a mis manos si no hasta después.
Te odio porque durante un tiempo creí en tu farsa “del día de la amistad” y lo creí no por ingenua ni optimista, te creí para no sentirme mal conmigo misma para reírme en la cara de las demás personas que estar sola en el día en que TODO el mundo esta acompañado no me afecta en lo absoluto.
Te odio porque sé que el día en que tenga “pareja” y se le ocurra celebrar tu día me seguiré sintiendo mal por odiarte aún.
Te odio porque no tienes estilo, eres huachafo, aburrido, cursi y meramente mundano.
Te odio porque nunca te pusiste ropa, ¿acaso no viste lo ridículo que te ves con tantos años encima y aun usando ese pañal que debe apestar a los mil demonios?
Te odio porque no pagas, porque en tu día para colmo si quiero salir a divertirme como en cualquier regular day me vas a cobrar el doble para entrar a una pinche fiestecita llena de melosos aguantados y globos rojos.
Te odio porque eres como una maldición, porque en tu día nunca estuve con nadie, siempre fue antes o después, nunca durante TU día.
Te odio porque eres un atorrante de la patada, con tu flechita de plástico y tu peinadito pasado de moda.
Te odio porque eres un sin vergüenza y conchudo, acaso crees que te ves rico calato?, mostrando el mini-culo que te manejas, no te da roche mostrar el pipi de mono que tienes?
Te odio porque eres un enano, un niño viejo que nunca creció, un maldito inmaduro que cree que la vida es color de rosa y llena de corazoncitos por todos lados, mismo cuaderno de quinceañera.
Te odio porque eres patético, no te das cuenta que emparejas a todo el mundo pero y tu que?, acaso no te intriga saber lo que te puedes estar perdiendo?
Te odio muchísimo, me caes mal y cada vez que te veo me dan ganas de vomitar bilis por lo mucho que te aborrezco.
He tenido los cojones necesarios para expresarte mi queja y de paso decirte, que en tu día me pienso emborrachar en una cantina de mala muerte, contarle cuanto te odio al bartender…y de paso romperte el corazón a punta de flechazos a falta cuchillos y balas.

¿AH y sabes que?
Tu día me llega al pito!


Desde ahora no será nunca jamás tu día, porque no me caes y te lo repito para que nunca te olvides.
Te aviso que desde ahora no voy a hacerte caso, no voy a festejar contigo, el 14 no va a ser tu día…y como diría cassareto, te advierto!
No te metas conmigo renacuajo precoz, que ni siquiera sabes limpiarte el poto y ya estas pensando en enamorados.
Ese día, pienso organizar una fiesta a lo Sodoma y Gomorra [y tu Valentín no estas invitado] con solteros que te odien tanto o más que yo…por habernos hecho la vida miserable en tu ex-día.
Y sabes que más Valentín?...
Tienes nombre de cabro.