29 enero, 2009

La niña de la luz

Sophie Yvonne (Yvi) es prematura, nació un 14 de enero a los 7 meses y pesaba poco más de 1 kilo.
Tras casi un mes en la incubadora, salió a respirar el contaminado aire limeño.
Llegó a casa con su peinado punk, sus ojos cerrados, era pequeña y tan frágil que daba miedo cargarla y lastimarla.
Sin embargo perdí el miedo y la tuve en mis brazos, no pude contener mi emoción y cayeron un par de lágrimas.
Sophie dormía todo el día, la ropa y los pañales le quedaba grande, sus diminutas manos rosadas se extendían en la inmensa cama Queen.
A Sophie la cuidaba su madre, mi madre y yo.
Le cambiábamos los pañales, la bañábamos y le cantábamos canciones para dormir.

Cuando cumplió dos meses Sophie dormía conmigo en las tardes de verano mientras escuchábamos Nessun Dorma en mi CD player.
Todas mis amigas morían por Sophie y su peinado punk que iba desapareciendo de a pocos, en navidad la llenamos de regalos, muñecos anti-alérgicos y juguetes educativos.
Al año siguiente cuando cumplí 15 años, los invitados se tomaron más fotos con Sophie que conmigo…ella era un éxito!
Mi mamá le hacía hablar, pero ella se limitaba a ver los comerciales en la tele, a aplaudir cuando ponían Discovery Kids y a reír cuando la cargábamos y bailábamos.

Pasaron los años y entre esos años, Sophie fue a terapia para hablar antes de entrar al kinder, yo desde chiquita me he auto-proclamado Niña Índigo, así que le enseñé a decir: mamá.
Sophie caminó, vio a mi abuelo y dijo tata al igual que nosotros 4 que nacimos antes que ella.

Después de 2 años viviendo conmigo, Sophie se mudó, a los 3 lloraba cada vez que me despedía de ella, en verano la llevaba a nadar a la piscina, le presenté a las barbies y no le gustaron mucho, le puse un video de Barbie y tampoco le gustó, ella prefería ver Barney.Todos los niños la querían y le gustaba Ivo, que más parecía un niño salido de un comercial, lindo el mocoso, de ojos grandes y azules.

A los 4 se cambió de colegio, uno de monjas, conoció a más amiguitos y participó en todas las actuaciones, su imaginación también creció, le hablaron de su abuela materna: Enriqueta, de pronto una vez fui a visitarla y me di con la sorpresa de que “su abuela le había regalado un nuevo juguete” y yo le dije: como? Que abuela?
-mi abuelita Enriqueta.
-pero…Yvi….(nuestra abuela murió hace más de 30 años!!)
-si mi abuela me lo regaló
Llegó mi mamá y le conté lo que Sophie me había dicho y mi mama dijo: ah si, ella dice que su abuela se lo ha regalado…. Yo me cague de risa.
-Si pues…Yvi es igualita a ti.
-y porque se parece a mi?
-Las dos tienen una gran imaginación y es igual de inteligente…me hace acordar a ti cuando eras chiquita.

Hubo una época en que a todos nos llamaba: MISS.
Mi tía ya no era su mamá, mi mamá ya no era su tía, yo no era su prima, todas ahora nos llamábamos miss.
Aunque Sophie físicamente más parece la hermanita menor de Lizette, porque son iguales, parece un clon la una de la otra.

Sophie sonríe cuando el aire le da en la cara, canta y baila sin ritmo alguno, habla con la S en la lengua, cree en papa noel y ama a sherek, se sabe todas las canciones de Lazzy Town, es tranquila y un poco picona….no le gusta que le gane jugando a las carreritas.
La energía que tiene ‘la china’ parece no agotarse, aún sigue viendo Discovery kids y cada vez que viene pelea con su prima menor, Alessandra…

Así es la niña a la que le gusta cantar el arroz con leche y me dice: pima.
Ella es un éxito, ella es Sophie con acento inglés, ella es mi niña de la luz.